Subida al angliru

Wikipedia

La anticipación es algo curioso. Puedes estar preparado, demasiado preparado, poco preparado. Puedes pensar demasiado o demasiado poco en las cosas. Puedes ser demasiado optimista, demasiado pesimista o, si tienes suerte, puedes alcanzar el punto óptimo de expectación y temor. En el período previo a este Gran Viaje, el Angliru me hizo pasar noches sin dormir.
Se metió en lo más profundo de mi inconsciente y ocupó mis pensamientos como sólo pueden hacerlo las grandes e inminentes incógnitas. Estaba emocionado y asustado por lo que había oído sobre esta subida, y ciertamente corría el peligro de acumularla demasiado. Tanto sobre el papel como en la televisión, el ascenso en el corazón de esta ruta es temible. La subida tiene 12,5 km y se eleva 1.266 m, con una pendiente media superior al 10%.
Pero el verdadero veneno viene en la segunda mitad. A partir del kilómetro seis, la pendiente media es del 13%, con brutales rampas del 23,5%, 18% y 21%. A poco menos de 3 km, cuando la energía y la adrenalina se han agotado, la media alcanza el 17,5% durante un kilómetro completo, y luego «cede» al 13% en el siguiente kilómetro.

Subida al angliru strava

Alto de L’AngliruEl Angliru visto desde el pico del Monsacro.UbicaciónAsturiasGanancia de altitud1.266 m (4.154 pies)Longitud de la subida12,5 km (7.8 mi)Elevación máxima1.573 m (5.161 pies)Pendiente media10,1%Dependencia máxima24%.
Durante la etapa 15 de 2002, los corredores subieron el Angliru bajo la lluvia. Los coches de los equipos se pararon en la parte más empinada, algunos no pudieron reanudar la marcha porque sus neumáticos resbalaron en los mensajes pintados por los aficionados[2]. Los corredores quedaron atrapados detrás de ellos y otros tuvieron que rodar con los neumáticos pinchados porque los mecánicos no pudieron llegar hasta ellos. David Millar se estrelló tres veces[3] y protestó entregando su número de dorsal a un metro de la línea de meta. Los jueces dictaminaron que no había terminado la etapa y abandonó la carrera[4][5] Se arrepintió de su temperamento -había sido noveno- y pidió disculpas a su equipo[2].
El director del equipo Kelme, Vicente Belda, dijo: «¿Qué quieren? ¿Sangre? Nos piden que nos mantengamos limpios y evitemos el dopaje y luego hacen que los corredores se enfrenten a este tipo de barbaridades»[2] Patrice Halgand, corredor francés, dijo que la Unión Ciclista Internacional tenía normas sobre la distancia y la frecuencia de las carreras, pero no sobre las cuestas. Dijo:

->   Chaqueta castelli invierno

Subida al angliru 2020

Como ha hecho a lo largo de su carrera, que se remonta a 1996, Horner siguió trabajando. Pacientemente, ha ido dando caza a Nibali, ha cubierto algunas subidas más potentes del italiano y luego lo ha dejado caer definitivamente para desaparecer en la niebla.
Los ganadores de mayor edad de la Vuelta fueron Tony Rominger en 1994 y Alexander Vinokourov en 2006. Ambos tenían 34 años cuando ganaron. Horner también supera al anterior ganador más veterano de una gran vuelta, Fermín Lambot, que ganó el Tour de Francia de 1922 con 36 años.
«Es un momento increíble. Todo el mundo ha podido ver un momento legendario, algo que quizá nadie vuelva a ver», dijo Horner. «Cuando Nibali atacó, esperaba que todos lo disfrutaran y amaran cada pedalada, amaran cada momento, de la misma manera que lo hice yo».
Nibali, por su parte, bajó con fuerza. El italiano tuvo problemas para igualar la potencia de Horner en la montaña, y vio cómo su ventaja, que antes era de 50 segundos, se reducía a tres segundos al comienzo de la etapa del sábado.
Ganador del Giro de Italia esta primavera, Nibali llegó a esta Vuelta sin presión, pero una vez que tuvo el maillot, quiso mantenerlo. Tal y como prometió, atacó a Horner, y parecía que tenía al veterano estadounidense a su alcance.

->   Orbea avant h30

Perfil del angliru

Además de su creciente atractivo por su inclusión en la Vuelta, algo que rara vez se destaca, pero que debería hacerlo, es la belleza esmeralda del Angliru. Mientras que el ex profesional suizo Tony Rominger dijo de forma bastante críptica que: «subir al Angliru es como mirar por la ventanilla de un avión», la estrella española del Tour de Francia, Samuel Sánchez, podía mirar por otra ventana, la de su casa en Oviedo, y ver la silla verde oscura del propio Angliru. Sánchez lo describió en 2011 como «la subida perfecta».
«Es extremadamente hermosa», dijo Sánchez. «Creo que la vista que tienen los aficionados allí arriba es muy buena, y además destaca porque es muy verde. Hay mucho bosque ahí arriba, muchos árboles. Creo que es perfecto. No he subido el Zoncolan ni el Mortirolo, pero puedo asegurar que aunque el Angliru no sea la subida más dura del mundo, sí es una de ellas».

->   E-bike trek 2021
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad